Saltear al contenido principal
Conservación De Medicamentos

Conservación de medicamentos

Una adecuada conservación de los medicamentos es fundamental para que sus propiedades y características se mantengan en plenas condiciones. De esta manera, cuando los necesitemos, su efecto será el esperado. Siempre deben mantenerse en lugares frescos y secos, nunca, por ejemplo, en el baño.

En función del tipo de medicamento requerirá unas condiciones de conservación distintas.

 

Conservación de medicamentos a temperatura ambiente:

La gran mayoría de los medicamentos se pueden conservar a temperatura ambiente, siempre que se cumpla lo mencionado anteriormente, que se trate de un lugar fresco y seco.

También es recomendable que el lugar sea oscuro, o al menos que no esté expuesto a la luz solar, tanto por sus efectos térmicos como oxidativos, aunque los productos que pudieran verse afectados por la luz están envasados en frascos de vidrio de tonos marrones no se deben dejar expuestos.

Es importante que los medicamentos no superen nunca los 30 grados. Esto es muy posible que pase en casos de viaje, o exposiciones accidentales a fuentes de calor. Ante esto es importante informarse de las precauciones a tomar y, si no se trata de un medicamento específico o con receta, comprarlo de nuevo en óptimas condiciones.

 

Conservación de medicamentos en la nevera:

Los medicamentos que tienen sensibilidad a las temperaturas (termolábiles) deben conservarse en cadena de frío y estar siempre a temperaturas de entre 2 y 8 grados.

La industria y nosotros mismos velamos seriamente para que la cadena de frío no se rompa hasta su utilización, pero en casa, es la persona la que tiene que mantener este medicamento en el frigorífico y asegurarse de que no sobrepasa estas temperaturas por exceso o por defecto.

Es fundamental para estos casos seguir las instrucciones que encontraremos en el prospecto y, sobre todo, las de tu farmacéutico, que en el momento de dispensarlo te explicará las necesidades de conservación y/o preparación en el caso de los jarabes infantiles en suspensión, por ejemplo, que deben guardarse en a baja temperatura una vez se mezcla con agua.

Conservación de medicinas

¿Qué pasa si tomo un medicamento que no se ha conservado adecuadamente?

Depende del medicamento y de cuales sean las circunstancias. Puede no pasar nada o llegar a comprometer la vida del paciente.

Por ejemplo las insulinas nunca deben administrarse ni en casos de haberse visto expuestas a temperaturas distintas a las de una nevera, ni en casos de congelación.

También los medicamentos preparados con esteroides pueden disociarse fácilmente si se exponen a temperaturas elevadas y quedar inservibles.

Si tienes previsto hacer un viaje o tener una circunstancia que no te permita mantener en buenas condiciones el medicamento, consúltalo con tu farmacéutico y te podrá ayudar a encontrar la mejor manera de conservarlo o administrarlo.

 

¿Y si lo guardo sin caja?

Además de lo mencionado es importante conservar el envase original del medicamento junto con su prospecto. No solo nos ayudará a identificarlo de forma inequívoca si no que nos ayudará a tener presente su caducidad y peculiaridades de administración.

conservación de medicamentos para administración

¿Cómo sé si un medicamento está dañado?

Los signos más visibles suelen ser una degradación, oxidación, disociación, cristalización u otras formas físicas distintas a la original. En estos casos se debe llevar el medicamento a punto SIGRE más cercano.

En caso de duda, siempre, consulta a tu farmacéutico.

Volver arriba