Saltear al contenido principal
Tipos De Piel Y Cuidados Específicos

Tipos de piel y cuidados específicos

La piel de cada persona es distinta y necesita unos cuidados especiales para estar radiante y mantenerse elástica y firme.

Para ello es fundamental saber que tipo de piel tenemos y que productos son los mejores para conseguir el mejor resultado posible. Independientemente de que se trate de una marca u otra.

En el tipo de piel y el estado de la misma intervienen muchos factores y el día a día hace que sus necesidades sean distintas. Entre otros factores, los que más afectan son la alimentación, el clima, la temperatura, la suciedad y especialmente en las mujeres, los maquillajes que se utilizan.

Sobre el clima y el polvo no podemos hacer nada, sin embargo sobre la alimentación y los maquillajes si. Una dieta saludable será clave para la conservación de la piel de modo que esta requiera los menos cuidados posibles para lucir como nos gustaría. La hidratación y consumir alimentos ricos en beta carotenos como la zanahoria t otros ricos en antioxidantes como los frutos rojos y el te verde ayudarán a que tu piel esté en buenas condiciones.

Tipos de piel

Piel seca: ¿Conoces esa sensación de tirantez? ¿En alguna ocasión la sientes áspera y descamada? Es bastante posible que tengas un tipo de piel seca. Esto suele acompañarse de irritaciones, palidez y muy poca luminosidad.

Suele ser resultado de una falta del factor natural de hidratación de la piel, a menudo acompañada de una baja producción de la grasa protectora natural. Sobre todo en invierno, con agentes externos como la calefacción es posible que empeore, produciendo incluso irritación y aún más sequedad.

Para su cuidado es importante mantener un nivel de hidratación corporal elevado y evitar estos agentes externos que mencionamos. Adicionalmente, siempre que se pueda, deberías utilizar productos que mejoren la hidratación e la piel con mucho contenido en nutrientes.

Piel grasa

La piel grasa se identifica rápidamente por un exceso de brillo, poros dilatados y habitualmente acné y puntos negros.

Es el resultado de un exceso de producción de esa grasa natural que en las pieles secas escasea, lo que acompañado de una mayor presencia de bacterias (el entorno graso es favorable para su multiplicación) y la obstrucción de muchos de los folículos, hace que sea fácil que aparezcan granos y puntos negros.

Esto lleva a un segundo problema como ya vimos en el artículo sobre el acné. El mal cuidado y tratamiento del acné puede causar imperfecciones en la piel, dejar cicatrices e incluso provocar granes infecciones cutáneas.

En este tipo de pieles es fundamental una limpieza profunda y una higiene meticulosa para evitar que los poros se obstruyan y aparezca el acné. Por otro lado, es fundamental el proceso de desmaquillado y la exfoliación.

Pieles mixtas

Es el tipo de piel más común, la marcada por la llamada Zona T, referente a la frente, nariz y mentón que es donde más producción de grasa natural se suele presentar. En este tipo de pieles, aunque en esta zona se presente un exceso de producción de sebo, el resto de la cara puede tener piel seca.

Para este tipo de pieles, que pueden presentar las dos problemáticas anteriores, es necesario utilizar como mínimo productos especiales para cuidado de la piel mixta, o en su defecto, y si la zona grasa suele dar problemas, productos y cuidados especiales como indicamos (higiene, aguas micelares, exfoliantes y mucho cuidado con el maquillaje)

Pieles sensibles

Las pieles sensibles son aquellas que reaccionan mal a los agentes externos como el calor, el frío, productos fuertes o a ciertos ingredientes de algunas cremas o maquillajes.

Suele estar relacionado con la piel seca ya que al tener menos capa protectora es fácil que los productos que no tendrían por que reaccionar afecten más de la cuente y penetren agentes irritantes que con una protección normal no lo harían.

En estos casos es fundamental utilizar productos muy suaves, sin alcoholes ni otros abrasivos, así como aplicarlos sin frotar.

En función de la edad la piel también demanda distintos tipos de cuidado, pero eso ya es materia para un próximo artículo.

Recuerda que si tienes dudas nuestra farmacia está abierta las 24 horas del día los 265 días del año y siempre hay personal cualificado para resolverlas.

Volver arriba