Saltear al contenido principal
957 47 20 95 info@farmaciaavenidaamerica.es
Llegó El Verano. ¿Cómo Afecta A Nuestra Salud?

Llegó el verano. ¿Cómo afecta a nuestra salud?

Hoy 21 de Junio pasadas las 17:00 ha comenzado el verano, la estación en la que la tierra se encuentra más cerca del sol. Esto no sólo afecta al tiempo, nuestro cuerpo comienza a sentir los efectos y, en ocasiones,  a resentirse.

Los problemas de salud en verano se incrementan, los extremos no son buenos. Tanto con el frío en invierno como con el calor en verano nuestro cuerpo sufre las consecuencias, bien de las temperaturas o de los hábitos para luchar contra ellas.

Aumento de los problemas de salud en verano

El cuerpo humano soporta sin problema variaciones de hasta 3º de temperatura interna. Una vez superado este margen se multiplica el riesgo de sufrir insolaciones, golpes de calor, calambres o deshidratación.

En casos en los que el cuerpo no termina de regular bien la temperatura interna existe un riesgo mayor de sufrir estos problemas. Son muchos los factores que agravan esta situación:

  • Mayores de 64 años y menores de 4 o lactantes.
  • Sufrir problemas cardiovasculares, respiratorias o problemas neuronales como demencias.
  • Enfermedades crónicas como diabetes u obesidad mórbida
  • Estar en tratamiento médico con tranquilizantes o diuréticos

problemas salud veranoResfriados en verano

Aunque no llega a los niveles que se pueden alcanzar durante el invierno es bastante habitual contraer un resfriado en verano, sobre todo al inicio de esta época. Los factores que los desencadenan son muchos pero podemos resumirlos en cambios bruscos de temperatura que pueden estar provocados por:

  • Exposición a los aires acondicionados: a pesar de que son imprescindibles para combatir las altas temperaturas son los causantes de gran cantidad de problemas respiratorios por la irritación de las vías respiratorias, que se produce por que los aires acondicionados resecan mucho el ambiente, a menudo con situaciones de humedad inferiores al 30%.

Estas irritaciones, cuando se producen de forma continuada, harán que las mucosas sean más débiles y seamos más propensos a contraer infecciones

  • Exposición a bacterias y hongos por los aires acondicionados. En este caso no es la resecación del ambiente lo que produce el resfriado si no un mantenimiento deficiente de la instalación. Ten en cuenta que durante todo el año ha estado acumulando polvo, bacterias y partículas. Si no se limpian antes de usarlos, estas partículas se dispersan con su funcionamiento aumentando el riesgo de infecciones respiratorias.
  • Cambios bruscos de temperatura: Un cambio brusco de temperatura de más de 10 grados de diferencia hará que la función protectora inmunológica de los pulmones se debilite. Es fácil que esto ocurra al entrar en lugares con aires acondicionados desde la calle, al bañarnos en agua fría (piscinas) u otras situaciones.

 

¿Cómo prevenir el resfriado en verano?

Además de las recomendaciones que ya pudimos ver en el artículo que publicamos este invierno, deberemos tener en cuenta algunas premisas para mantenernos alejados de los factores de riesgo más comunes en verano:

  1. Mantenernos siempre que se sea posible en un intervalo de temperatura de entre 22 y 24 grados. Aunque no sea exacto si que será imprescindible que evitemos los cambios bruscos de temperatura.
  2. Evita los cambios bruscos de temperatura en la piscina. Métete poco a poco en el agua o dúchate antes para que el contraste térmico no sea tan extremo.
  3. Evitar las horas de más calor. Si podemos evitar salir a la calle entre las 4 y las 8 de la tarde nuestro cuerpo lo agradecerá. Así evitaremos también los cambios más bruscos de temperatura.
  4. Mantenernos hidratados. Como hemos comentado en esta época perdemos mucho más líquido y será fundamental recuperarlo constantemente para que nuestro sistema inmunológico funcione con normalidad y para evitar problemas mayores como deshidratación o golpes de calor.
  5. Limpia los sistemas de filtro de los aires condicionados a los que estés expuesto. Evitarás que una gran cantidad de partículas entren en tu sistema respiratorio y pongan tu sistema inmunológico a prueba.

 

 

Volver arriba