Saltear al contenido principal
Acné: Causas, Prevención Y Tratamiento

Acné: causas, prevención y tratamiento

Los jóvenes son especialmente propensos a tener acné ya que este suele aparecer por motivos hormonales, sobre todo con la adolescencia y el paso de niño a adulto. Aún así, los adultos tampoco se libran de episodios de acné puntuales.

El 80% de los jóvenes sufren el acné, sobre todo entre los 15 y los 19 años, pero solo el 20% acude al médico para resolver el problema.

 

¿Qué es el acné?

El acné, o los granos, comienzan a salir cuando un poro de la piel se obstruye por una segregación excesiva de un tipo de grasa cutánea llamada sebo.

Esta grasa la produce el cuerpo de forma natural para lubricar la piel y el pelo, pero con alteraciones hormonales su producción puede aumentar y llegar a obstruir poros.

Una vez el poro se ha obstruido comienzan a aparecer los síntomas visibles: hinchazón, irritación y en ocasiones, dolor.

En las zonas donde más glándulas sebáceas tenemos es donde más suele aparecer el acné. Hablamos de la T de la cara, la frente, nariz y en ocasiones también pómulos.

 

Consecuencias del acné

La hinchazón y la irritación son solo a punta del iceberg ya que, sobre todo para los adolescentes, las consecuencias emocionales y psicológicas suelen ser de mayor gravedad.

Un mal tratamiento del acné, tratar de eliminar manualmente los granos y puntos negros y la falta de higiene en los mismos puede llegar a producir infecciones, inflamaciones más severas y cicatrices, marcando definitivamente la piel de la cara o la espalda.

Prevención del acné

El exceso de producción sebácea es prácticamente imposible de evitar, pero si que podemos hacer algo para evitar que llegue a obstruir los poros.

  • Higiene diaria: La limpieza de la piel es esencial, una limpieza en profundidad dos veces al día con productos exfoliantes evitará en buena medida la aparición del acné. Del mismo modo, si te maquillas, es fundamental que los productos que uses no generen grasa cutánea y utilices solo aquellos testados y respetuosos con la piel.
  • Alimentación adecuada: evita comer alimentos grasos. Aunque no a todo el mundo le afecta en la misma medida, los embutidos, chocolates, fritos y otros productos con alto contenido graso pueden ayudar a la generación de sebo y por tanto a la aparición del acné.
  • Tomar el sol: No a todo el mundo le funciona y en ciertos casos puede llegar a ser contraproducente, pero por norma general el acné mejora en verano. En esta época es fundamental utilizar un protector solar que no sea graso.

 

Tratamiento del acné

Habitualmente con paciencia y algo de tiempo desaparece, pero en caso de que no lo haga, lo que nunca debes hacer es explotar los granos o quitarte los puntos negros. Mantén una escrupulosa higiene y acude siempre a tu dermatólogo.

En procesos de acné severos es fundamental acudir al médico para evitar o tratar infecciones, pero para una higiene diaria o tratamientos suaves puedes pasarte por nuestra farmacia.

Contamos con un amplio catálogo de productos tanto de prevención como de tratamiento. Cuéntanos tu caso y te ayudaremos.

 

 

 

Volver arriba